Ads 468x60px

miércoles, 6 de mayo de 2015

La Ludopatía: Adicción al Juego


¡Comencé ganando jugando y …..
terminé perdiendo por jugar!
La ludopatía es más que una adicción al juego compulsivo, ya que la adicción a juegos de azar se reconoce como enfermedad por la Asociación Psiquiátrica Americana en 1980, y en esa época no había los alcances de la tecnología que hoy en día se nos muestra y la Organización Mundial de la Salud, (OMS) en 1992 la incorpora y aparece por primera vez considerada en su Clasificación Internacional de Enfermedades, definiendola como un "trastorno o juego patológico". Siendo una enfermedad, y que tiene que ver con el internet y celulares utilizándose como una evasión de la realidad.
Se convierte en enfermedad cuando afecta otra área de nuestro vida; laboral, familiar o social. Se convierte en un comportamiento compulsivo poniendo en riesgo la salud y bienestar, la cual de una diversión pasa a afectar el bienestar.
La ludopatía es de gravedad no vista como un problema de salud pública. Diversas investigaciones han encontrado que un ludópata llega a afectar de 15 a 20 personas a su alrededor.
En México son pocos los ludópatas que se atienden, y es porque no existen campañas para informar, orientar, prevenir, frenar y erradicar la adicción al juego. De ahí la necesidad, de crear centros específicos no solamente de recuperación de esta adicción que va en aumento, sino que se requiere de hacer campañas fuertes en prevención que frene y desaliente el deseo a jugar y evitar la adicción y con ello la tendencia de los jugadores a buscar el suicidio que da la salida final a sus problemas, ya que se sabe que de todas las adicciones, la del juego es la que más se relaciona con las tendencias suicidas, según estimaciones de especialistas de la Asociación Americana de Psiquiatría, (APA) en Estados Unidos.
De diversión se convierte en una pesadilla que es de obsesión y compulsión, en un pensamiento distorsionado de tipo mágico pensando que siempre ganará.
El ludópata hace lo que sea con tal de conseguir dinero para la apuesta; empeña artículos de su casa, roba, secuestra, miente para pedir prestado, hace lo inimaginable para para poder jugar dinero. Es un problema de índole social, ya que afecta de 2 al 5 por ciento de la población que cae en el juego.
Actualmente hay más mujeres que hombres que juegan y que están en los casinos, aunque comienza a detectarse un fenómeno interesante, ya que los jóvenes se están involucrando siendo potencialmente adictos a la ludopatía, ya que tienen acceso a las maquinitas que se encuentran en pequeños establecimientos y que a partir de los 11 a 12 años ya comienzan a sacar dinero del bolso o cartera de los padres.
El Gobierno Mexicano a través de Gobernación está tratando de que este tipo de establecimientos no se pongan y denunciar a aquellos establecimientos donde se encuentren esas máquinas de juego.
Siempre han existido las apuestas al juego; en palenques con los gallos de pelea, en el hipódromo, el galgódromo donde la gente va a apostar, desafortunadamente a hora ya se ubican en centros comerciales en toda la República Mexicana siendo 261 casinos actualmente registrados por gobernación, aunque se sabe existen muchos otros que son clandestinos y que desafortunadamente el licitar un solo permiso de un casino este puede abrir diversas salas de apuestas.
La ludopatía se conoce como la "Adicción Secreta" , ya que es silenciosa, no observamos a la gente que apuesta en la calle cayéndose, u oliendo a alcohol, o que nos haga pensar que consumió alguna droga, y cuando la familia que es la última en enterarse se da cuenta, es porque ya su familiar está sumido en las deudas.
El ludópata nunca tendrá dinero y es intolerante, demandante, ansioso, manipulador, y la familia se percata de que existen tanto actividades como actitudes raras, pero no huele mal, pero desde luego hay evidencia de un problema.
La ludopatía tiene sus inicios desde la adolescencia, aunque estudios recientes refieren que el rango de las edades van disminuyendo dada la práctica de la tecnología que provoca una gama diversa de posibles juegos. Por ejemplo en España los centros de recuperación y clínicas observan que el rango de edad de los que van a pedir ayuda son cada vez más jóvenes, siendo un perfil que va cambiando, ya que la evolución a juegos por internet se empieza a dar en edades de 18 hasta 25 años. En España el psicólogo Fernando Díez, el cual se encuentra trabajando en la recuperación de varios menores de edad refiere que: "Se vuelven chicos irritables y esquivos que llevan vidas un tanto antisociales. Se refugian en su habitación, baja su rendimiento escolar y se deteriora su red de amistades". Desafortunadamente cuando los padres perciben el problema, las medidas que adoptan no mejoran la situación. "Restringirles el acceso a los videojuegos provoca en ellos síndrome de abstinencia, que conlleva irritabilidad y enfrentamientos en casa"
En México, aunque en los casinos todavía se observan mujeres de mayor edad en los juegos de maquinitas. Es también una preocupación constante de los padres de familia, el ver que sus hijos comienzan a engancharse en los videojuegos.
Es preocupante saber que en todo el estado de Guanajuato existen 17 casinos en operación, y que de esos 17, son 8 los que se encuentran en el municipio de León, y cada vez se encuentran más familias pidiendo ayuda para internar a su familiar, siendo cada vez más jóvenes los que piden ayuda, así como de mujeres, y en muchos de los casos, desconociendo los padres y familias de algún lugar donde realmente se les oriente y ayude dándoles información adecuada acerca de la enfermedad y que es lo que como familiares ¡pueden o no hacer! para el tratamiento de su ser querido. ya que desafortunadamente existe aún mucho desconocimiento de la adicción como una enfermedad y que el familiar lejos de ayudar facilita y perpetua la enfermedad, siendo esta progresiva dificultando cada vez más la integración con su hijo o pareja, y para cuando deciden internarlo en el lugar correcto desafortunadamente ha pasado mucho tiempo.
Existen dos tipos de ludópatas: el de acción y el de escape. El de acción es aquel que arriesga grandes cantidades de dinero jugando a las cartas, apostando en la ruleta, etc., mientras que los de escape juegan a las maquinitas apostando y que de forma gradual perdiendo grandes cantidades de dinero utilizando el juego como fuga de sus problemas.
Para los jugadores compulsivos se hace cada vez más difícil su recuperación tras constantes recaídas, ya que las nuevas tecnologías, facilitan el acceso a juegos y apuestas online. "De acuerdo al Diagnóstico de Salud Mental DSM IV la Asociación de Psiquiatría Americana (APA, 1995), uno de los criterios diagnósticos para la ludopatía es que el juego se utiliza como estrategia para escapar de los problemas o para aliviar la disforia; por ejemplo, sentimientos de desesperanza, culpa, ansiedad, depresión. Éste se convierte en un anestésico o en un hipnótico, gracias al cual se olvidan los problemas y se pasa a otro estado, de modo semejante a un estado disociativo o de cuasi-disociación" (Jacobs, 1989; citado en Becoña, 1997).
Como dice el especialista en ludopatía Carlos del Moral Ehlers en una entrevista hecha por "AMESAD" Asociación Mexicana Sobre la Adicción. "Para un ludópata, llevar un celular con internet en el bolsillo, es como un alcohólico llevará una maleta repleta de botellas. La diferencia estriba en que el llevar un celular es tolerado socialmente y de fácil acceso, mientras que ¡el llevar una maleta repleta de botellas no lo es!" Y continúa diciendo: "Se tendrá que incorporar en el trabajo terapéutico al ludópata en recuperación el concepto de la restricción del acceso a computadoras y celulares".
Como en el curso natural de una enfermedad, la adicción como en todo proceso puede comenzar de modo inocente con los video-juegos, y puede tardar en generarse desde unos meses a un par de años años ésta enfermedad.
El psicólogo de Amalajer, "Asociación Malagueña de Jugadores de Azar en Rehabilitación", asegura que, en función del control parental, la adicción puede tardar en crearse unos meses o tres años ya que muchos padres han jugado o juegan con consolas con sus hijos, y están bien vistas por la sociedad y los niños crecen con ellas. Se empieza jugando por ocio, pero en cuestión de meses la diversión se puede convertir en adicción.
En Colombia Boyacá. Se realizó un estudio con estudiantes sobre las redes sociales que determinó que un 35% de los encuestados presentan conductas ludopáticas, de los cuales el 10% corresponde a niños, universitarios y mujeres.
Un síntoma claro es cuando el Niño pasa horas interminables en la computadora y no tiene vida familiar si no es en los juegos y en las redes sociales.
En Bocayá un estudio con 1,500 personas reveló que algunos estudiantes universitarios gastan el dinero que dan sus padres en juegos o casinos, así como en videojuegos.
En la ludopatía al igual que la adicción a sustancias se va dando el fenómeno de la progresión de la enfermedad. "En el inicio tienen una ganancia, entonces creen que controlan las técnicas del juego volviendo a emplearlo para seguir sumando dinero. Sienten miedo al perder todo el dinero ganado y continúan con el fin de recuperar lo perdido. Por lo general pierden cantidades grandes de dinero que les lleva a sentirse culpables, entonces paran, pero no tardan mucho en volver a intentarlo. Y así se vuelve a iniciar el ciclo cada vez evolucionando en las consecuencias".
Existen cuatro etapas por las que pasa del ludópata o jugador compulsivo.

1. ETAPA DE "ENAMORAMIENTO". En esta etapa se gana dinero, "ganador de principiante" lo que incita y motiva a continuar en el juego. Se van dando conexiones con el juego y estados anímicos de euforia y alegría, trayendo consigo un enamoramiento en el jugar y apostar generándose un condicionamiento operante de tipo (reforzamiento fijo) estímulo respuesta, siendo reforzado positivamente asociándolo psicológicamente a la actividad del jugar y la obtención de la ganancia.

2. ETAPA DE "LA ILUSIÓN". En esta etapa se comienza a perder grandes cantidades de dinero.
En esta etapa se va generando lo que es conocido por los psicólogos cognitivo-conductuales como un "programa intermitente de razón variable", que consiste en que el jugador aumentará la taza de respuesta al perder de forma consecutiva en una repetición de jugadas en varias apuestas, siendo reforzadas positivamente de forma condicionada en pocas ocasiones con el ganar, aumentando el número de apuestas; ya que al ganar mantendrá el pensamiento irracional junto con su emoción y que de forma paradójica asociará cada pérdida con el pensamiento de tipo mágico: "la próxima jugada si la ganaré".
El jugador en esta etapa se sabe que tiene un problema, pero seguirá jugando con la "ilusión" de ganar para reponer lo perdido.

3. ETAPA DEL "CONTROL". RECUPERAR LO PERDIDO. En esta etapa el jugador hará intentos repetidos no teniendo una motivación racional clara pensando que tiene el control y que recuperará lo perdido, perdiendo cada vez más cantidades de dinero llevándolo a los próximos días a jugar, buscará dinero, engañará a las personas para obtener dinero, manipulará, robará. El jugador en esta etapa ya ha tenido muchas consecuencias.

4. ETAPA DE "PRECONTEMPLACIÓN". OBSERVAR LAS CONSECUENCIAS. En esta etapa el jugador comienza a darse cuenta de las consecuencias de las apuestas por el juego, comienza a ver que se aleja la familia, el jugador se aísla de sus compañeros, los cuales ya no le hablan, empieza a reconocer que tiene un problema, no tiene más dinero, se ve en problemas con la pareja o familiares, entra en crisis, buscará ayuda, promete a familiares que va a cambiar se da cuenta que tiene serios problemas por el juego, más sin embargo seguirá pensando en jugar y de tener la clave que lo hará ganar y todo cambiara.
Los medios de comunicación y el constante bombardeo de publicidad de páginas de juegos y apuestas complican las cosas.
En este sentido el psicólogo Fernando Díez, refiere que: "Quienes trabajan con ludópatas creen que usar la imagen de personajes como Rafael Nadal en esta publicidad hace el juego y las apuestas más tentador aún. considera que la firma logra incitar a un mayor número de personas contando con Nadal, un ganador nato e ídolo de masas". "Sobre todo entre la población más joven".
Los especialistas hacen notar que la ludopatía es una enfermedad que le cuesta trabajo a la sociedad entender viendo al adicto al juego como un vicioso, y no como un enfermo que necesita de ayuda psicológica.
Los médicos coinciden en apuntar que la ludopatía es una enfermedad que presenta los mismos síntomas que cualquier otra adicción, sufriendo de un síndrome de abstinencia que lleva a problemas graves en lo individual, familiar y sociales.

Psic. Terapeuta Familiar. Gilberto Espino González
Director Clínico de la Clínica "La Esperanza"
Representante del Estado de Guanajuato Por la
"Asociación Mexicana Sobre la Adicción" (AMESAD)
Sobre el Autor
Lic. Por la Universidad Nacional Autónoma de México, "UNAM". Dir. Clínico de la Clínica "La Esperanza", A.C. Representante del estado de Guanajuato por la Asociación Mexicana Sobre la Adicción A.C. "AMESAD". Especialista en Terapia Familiar y de Pareja por el Instituto de Adiestramiento e Investigación en Psicoterapia, A.C. "Instituto Personas". Diplomado en alcoholismo y otras drogas por el Centro de Colegio Superior "Monte Fénix".

 
Blogger Templates