Ads 468x60px

viernes, 9 de enero de 2015

INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LAS HABILIDADES SOCIALES


Según Daniel Goleman los principales componentes de la inteligencia emocional son:
  • Autoconocimiento emocional, se refiere al conocimiento de nuestras propias emociones y cómo nos afectan. En muy importante conocer el modo en el que nuestro estado de ánimo influye en nuestro comportamiento, cuáles son nuestras virtudes y nuestros puntos débiles.
  • Autocontrol emocional, este nos permite no dejarnos llevar por los sentimientos del momento. Es saber reconocer que es pasajero en una crisis y qué perdura.
  • Automotivación: Dirigir las emociones hacia un objetivo nos permite mantener la motivación y fijar nuestra atención en las metas en lugar de en los obstáculos. En esto es necesaria cierta dosis de optimismo e iniciativa, de forma que seamos emprendedores y actuemos de forma positiva ante los contratiempos.
  • Reconocimiento de emociones ajenas o empatía, las relaciones sociales se basan muchas veces en saber interpretar las señales que los demás emiten de forma inconsciente y que a menudo son no verbales. El reconocer las emociones ajenas, aquello que los demás sienten y que se puede expresar por la expresión de la cara, por un gesto, por una mala contestación, nos puede ayudar a establecer lazos más reales y duraderos con las personas de nuestro entorno. No en vano, el reconocer las emociones ajenas es el primer paso para entenderlas e identificarnos con ellas.
  • Relaciones interpersonales o habilidades sociales, cualquiera puede darse cuenta de que una buena relación con los demás es una de las cosas más importantes para nuestras vidas y para nuestro trabajo. Y no solo tratar a los que nos parecen simpáticos, a nuestros, amigos, a nuestra familia. Sino saber tratar también exitosamente con aquellos que están en una posición superior, subordinados, etc.

HABILIDADES SOCIALES
Se trata de la capacidad de adaptación social para desempeñarse entre diferentes tipos de relaciones, con distintas características personales y en situaciones dispares o inestables; y de igual modo  de la empatía que se crea en las relaciones personales y profesionales, o la percepción social que se logra inspirar en los demás respecto de sí mismo; antes que nada, porque ambas habilidades (adaptación y empatía) son predictores significativos de sus éxitos personales y empresariales.
Se piensa que la "empatía": es un don innato; igualmente, se supone que algunas personas son más empáticas que otras.
La habilidad para crear una percepción positiva que los demás (proveedores, empleados, socios, clientes, inversores, banqueros…) se forman de nosotros es susceptible de ser aprendida, mejorada y fortalecida; quizás sea necesaria una disposición psicológica positiva para interactuar socialmente, pero no se trata de una cuestión genética.
La "empatía" es una habilidad adquirida que se relaciona con las condiciones socioculturales en las que nos criamos y las características estructurales y funcionales en donde transcurre nuestros procesos de socialización, incluyendo la formación escolar y las experiencias tempranas de nuestro "aprendizaje social".
Es decir: cuanto mayor sea la habilidad para relacionarse con gente diferente en distintas circunstancias, mejor resultará la empatía que se genera; y esta competencia, a su vez, predice significativamente sus resultados empresariales tanto en cuestiones intangibles (prestigio) como aspectos tangibles (rentabilidad financiera).
La adaptabilidad (a personas y/o situaciones), también es una capacidad que se aprende con el conjunto de habilidades sociales necesarias para el desempeño que resumo brevemente:
Expresividad, la habilidad para expresar las emociones y sentimientos con claridad para estimular positivamente o generar entusiasmo en los demás.
Persuasión, para modificar las creencias u opiniones ajenas o en el comportamiento de las otras personas durante encuentros cara a cara.

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN EL TRABAJO
Actualmente son muchas las empresas que están invirtiendo mucho dinero en formar a sus trabajadores en Inteligencia Emocional. Y esto es así porque se han dado cuenta de que la clave del éxito, la clave de las ventas, está en el grado en el que los trabajadores de una empresa conozcan y controlen sus emociones y sepan reconocer los sentimientos de los clientes.
Imaginen el caso de un vendedor que no tuviera habilidades de trato con el público, un empresario sin motivación por su empresa o un negociador sin autocontrol. A estas personas un Master en Harvard no les servirá de nada, porque tardarán poco el echar a perder su trabajo por un mal conocimiento de sus emociones.
Tengan en cuenta que en las selecciones de personal se tiende cada vez más a poner al candidato en situaciones incomodas o estresantes para ver su reacción. Los tiempos del simple test y currículo pasaron a la historia, puesto que es necesario ver cómo reacciona el individuo ante las situaciones clave que se encontrará en su trabajo.
Finalmente me permito citar al Dr. Daniel Goleman;
"Las personas con habilidades emocionales bien desarrolladas tienen más probabilidades de sentirse satisfechas y ser eficaces en su vida, y de dominar los hábitos mentales que favorezcan su propia productividad; las personas que no pueden poner cierto orden en su vida emocional libran batallas interiores que sabotean su capacidad de concentrarse en el trabajo"

Autor: Iván Delgado Cuevas
RPE: 9L7RF
Maestría en Liderazgo Desarrollador.
Materia: Manejo De La Vida Emocional
Instituto de Ciencias y Educación Superior, A.C.   División Valle de México Centro Zona Tacuba.
Sobre el Autor
  1. www.inteligencia-emocional.org/
  2. 2.     www.psicologia-online.com
  3. 3.     mariodehter.com
 
Blogger Templates