Ads 468x60px

viernes, 16 de enero de 2015

RESISTENCIA AL CAMBIO: NO QUERER, NO PODER, NO CONOCER…


Hoy en día el mundo se caracteriza por cambios permanentes. Como el cambio es inevitable, hay que tratar de acostumbrarse a él para sacar provecho y ser más competente. El proceso del cambio es un proceso complicado, ya que en el mundo que vivimos todo cambia muy rápido y se puede decir que no hay nada permanente salvo el cambio.

Por lo tanto ¿Es tan necesario hacer cambios? ¿Por qué es tan difícil aceptar los cambios? ¿Cómo reaccionan las personas durante el proceso del cambio y por qué? ¿Es positiva o negativa la resistencia? Son algunas  de las preguntas de las que se plantean en este artículo.
El cambio significa transformar. El proceso del cambio es complicado puesto que el cambio lo introducen personas y afecta a personas, es decir, las personas son su causa y su fin. Las personas son muy emocionales, gran parte del comportamiento de la gente se basa en las emociones. A lo largo del proceso del cambio organizacional, empezando desde el principio, desde la toma de decisión  y el diagnóstico que  encuentra la necesidad de hacer el cambio, las decisiones y la actitud normalmente chocan con las emociones de las personas. El error principal es pensar en el cambio como en un acontecimiento que no está ligado con emociones. Por ende las personas deben entender que es muy complicado hacer cambios y ser flexible.
Hoy en día muchos usan la palabra "flexibilidad", pero no todos entienden su significado. Se puede definirla como "disposición de ciertas cosas, de ceder cuando es necesario para hacer algo con facilidad".

¿Cuál es la actitud principal de las personas frente al cambio? Normalmente se oponen, consciente o inconscientemente, al cambio. Es decir, en todo proceso del cambio se puede notar el fenómeno de la "resistencia". La resistencia al cambio es un proceso muy normal y habitual. Para comprender mejor el proceso de resistencia, es necesario entender los motivos, que pueden ser causas de ella.
Resistencia al cambio

La primera causa es que a veces no tenemos suficiente información sobre el cambio y tendemos a demorar el cambio, lo que es percibido como cierta forma de resistencia. Esto a veces se debe a que siempre desconocemos a que se debe el cambio y la visión es demasiado parcializada y por lo tanto se tiende a juzgar negativamente el cambio sólo por lo que sucede en nuestro ámbito, sin tener en cuenta los beneficios que puede aportar el cambio para nuestra vida.
Otra situación es posible: es que tenemos suficiente información sobre el cambio, pero resisten al cambio sólo porque perciben que no pueden cambiar (piensan que no tienen las habilidades requeridas por la nueva situación, no saben cómo hacer lo que deben hacer). Diferentes sensaciones de este tipo provocan cierta inmovilidad que es percibida como resistencia a cambiar.
Puede suceder también, que conocemos lo suficiente sobre el cambio, nos sintamos capaces de realizarlo, pero no queremos cambiar, ya que consideramos que no nos conviene. Estas reacciones surgen partir de tales sentimientos, como:
-    El desacuerdo sobre las premisas o los razonamientos sobre los que se sustenta el cambio.
-    La incertidumbre.
-    La pérdida de identidad.
-    Creer en si mismo.
Una de las causas principales de la resistencia es el miedo de perder algo (poder, estatus, seguridad, territorio etc.), Los de Hay Group piensan que "la resistencia es una prueba clara de la capacidad de un sistema para proteger su identidad e integridad y, por tanto, su estabilidad".

En casi todos los cambios de gran magnitud aparecen o pueden aparecer de alguna forma y en alguna medida los sentimientos mencionados, pero también es cierto que también pueden aparecer algunos sentimientos positivos como, por ejemplo, el entusiasmo por la posibilidad de un futuro mejor, la liberación de los viejos problemas, las expectativas del desarrollo personal.
¿Es negativa la resistencia? Muchos investigadores no dicen que sea mala, pero insisten en brindar estrategias para enfrentar la resistencia al cambio y  minimizarla a lo largo del proceso.
Hay opiniones que el antónimo de la resistencia es "aceptabilidad", pero no se puede decir que totalmente sea así, porque al final de la resistencia al cambio siempre llega su aceptación. Por este motivo, sería correcto definir "la resistencia al cambio" como un proceso de oposición, negación al cambio, que se termina con su aceptación. Además, se puede decir que cuando se termina la resistencia, se termina el proceso del cambio, o, mejor dicho, la fase "cambiar" del proceso del cambio, según Kurt Lewin.
Se puede dividir la resistencia en tipos, pero lo principal es entender que la resistencia existía, existe y existirá a lo largo del proceso de cada cambio, es una etapa imprescindible de este proceso, como finalmente es necesario aceptarlo es más provechoso pensar en ella como algo positivo.
Como fenómeno emocional el cambio, aparte del temor, provoca incertidumbre, desconfianza, tensión etc. A primera vista parece que las emociones que se producen a lo largo del proceso del cambio son muchas. Si al analizarlas resulta que no hay gran variedad de emociones, resulta útil
Por ende es necesario hacer una observación importante: el cambio se puede realizar siempre y cuando se trate de una estrategia planificada y dirigida, puesto que cuando hay cambios espontáneos, la situación se complica  permitiendo  más dificultades en el proceso.
Para que la gente pueda "soportar" mejor el cambio, es necesario desarrollar en ellos la competencia "adaptabilidad al cambio". Marta Alles, en su diccionario, hace una definición de esta competencia: "Es la capacidad para adaptarse y amoldarse a los cambios. Hace referencia a la capacidad de modificar la propia conducta para alcanzar determinados objetivos cuando surgen dificultades, nuevos datos o cambios en el medio. Se asocia con la versatilidad del comportamiento para adaptarse a los distintos contextos, situaciones, medios y personas rápida y adecuadamente".
 La gestión del cambio, son necesarios para elaborar nuestro propio sistema de formación y desarrollo y sistema de gestión del cambio, porque estas cosas no se puede copiar, son específicas para cada persona.

Resistencia al Cambio: No Querer, No Poder, No Conocer…
Sobre el Autor
Alejandra Maylin Nuñez Coronel

 
Blogger Templates