Ads 468x60px

miércoles, 21 de enero de 2015

INTELIGENCIA EMOCIONAL Y PRODUCTIVIDAD

"Una mirada hacia atrás vale más que una hacia adelante." Arquímedes
Resumen
Los individuos cuando pasan a integrarse a las empresas, organizaciones, lo hacen con el aval de su personalidad, carácter, conocimientos, desde luego con sus emociones, sentimientos, aspectos que deben saberse manejar en el desempeño de sus funciones, por tanto,  los gerentes, jefes no deben descuidarlo a fin de garantizar que éstas emociones estén bien centradas, que den paso a acciones  que garanticen productividad, eficiencia.
De aquí, que  es importante adentrarse lo que representan las emociones en el desempeño de las funciones, desempeño,  de tal manera, que se puedan gerenciar satisfactoriamente y garanticen excelentes resultados, como ya lo ha comentado  Daniel Goleman con su Inteligencia Emocional.
Palabras claves
Inteligencia emocional, emociones, motivación, desempeño, productividad.
Consideraciones Básicas, alcance, anotaciones
No se puede negar, como lo comenta wharton.universia.net en su último boletín  de Agosto del 2011, que el autor, psicólogo y periodista Daniel Goleman generó gran interés en el papel que juegan las emociones en el pensamiento, la toma de decisiones y el éxito individual cuando publicó el libro Inteligencia emocional en 1995.
Goleman está convencido de que la inteligencia emocional  ha estado  ganando peso en las estructuras empresariales, aunque reconoce que la velocidad es diferente según los países. "Bajo el patrón de la inteligencia emocional, las compañías pueden calcular las posibilidades de éxito de un individuo con mayor precisión que si sólo evaluaran su coeficiente intelectual", un aspecto clave  como es cuando contar con los mejores profesionales es cada vez más importante para sobrevivir al entorno económico. Para demostrar su teoría, este psicólogo, utiliza como ejemplo el desempeño profesional de quienes en su día podían haber sido compañeros de colegio: "El mejor de la clase, con un alto grado de coeficiente intelectual, ha resultado tener un éxito laboral inferior a otro alumno que era un estudiante promedio. La diferencia entre ellos radica en que el segundo es capaz no sólo de controlar sus propias emociones, sino también de influir positivamente en los grupos de trabajo. Todos quieren trabajar con él".
Justamente señala Goleman, esta capacidad para mediar en el estado de ánimo de un grupo está considerada como una de las virtudes de la inteligencia emocional. "Cuando se es el líder de un equipo de trabajo, el impacto que se tiene sobre el estado emocional del conjunto es mayor. Todos están atentos al humor del jefe y se amoldan a él", asegura. En su opinión, "las oscilaciones en los estados anímicos se ven reflejadas en los niveles de la producción. Se tiende a la baja cuando el grupo está deprimido y al alza en el caso opuesto". Así como el ánimo del líder es evaluado por los empleados, también lo son sus acciones. Por eso, nos comenta Wharton Universia, que  Goleman , que la tendencia que siguen algunas empresas, ejemplo  en España de anunciar grandes despidos a través de los medios de comunicación, sin informar adecuadamente antes a su personal, es un grave error. "Cuando una organización se ve obligada a tomar estas medidas drásticas, es necesario que se pare a pensar cómo las realizará y el impacto que tendrán sobre el estado de ánimo de quienes permanecen en la compañía".
Definitivamente, nos agrega la fuente de información señalada, que ante el importante impacto que tiene la inteligencia emocional en la cuenta de resultados de una compañía, Goleman considera que las universidades y las escuelas de negocios deberían convertir esta filosofía en una nueva asignatura del plan de estudios. A su entender, las instituciones académicas centran sus esfuerzos en enseñanzas técnicas y dejan a un lado otros aprendizajes más sociales. Pero, ¿qué se puede hacer en un país como España donde la edad media de los primeros ejecutivos de las grandes compañías ronda los 70 años y ya no van a pasar por la universidad?
Este experto reconoce la dificultad de inculcar estos conocimientos a quienes han desempeñado durante muchos años el mismo cargo y nunca han tenido en cuenta la inteligencia emocional. Para Goleman, la respuesta es sencilla: "Sólo cambiarán si realmente quieren hacerlo". Y como ejemplo, utiliza a los directivos estadounidenses, que rotan en el cargo cada cuatro o cinco años, mientras que en España la tendencia es a mantenerse en su posición. De hecho, Telefónica y el banco BBVA, por ejemplo, utilizaron la última modificación de sus estatutos para ampliar el límite de edad de sus consejeros de administración para no tener que iniciar un proceso de sucesión de sus primeros ejecutivos.
Afortunadamente, el programa de postgrado de la especialidad  de gerencia de la calidad y productividad del Área de postgrado de Faces, de la Universidad de Carabobo, Valencia, Venezuela a través de su cátedra de comportamiento organizacional ha tomado muy en cuenta todos estos aspectos, le ha dado mucha relevancia al manejo de las emociones, sobre todo, cuando, se concentra en determinar que herramientas, conocimientos deben ser utilizados  en pro de optimizar resultados favorables del individuo (trabajador) en su desempeño y en todo aquello que garantice productividad y satisfacción en el trabajo.
Para ello la asignatura toma en cuenta las herramientas que puedan ayudar al trabajador, al gerente a garantizar un manejo de la inteligencia emocional favorable, se practica con casos prácticos, con las propias vivencias que el participante está afrontando o que puede generarse en la empresa en cualquier momento y afecte el comportamiento organizacional de la empresa.
Hasta el momento, los resultados han sido favorables, porque tales conocimientos y herramientas han contribuido significativamente en pro del crecimiento personal, profesional y por ende en beneficio de la utilización adecuada de las emociones que garanticen productividad.
 Conclusión
Definitivamente  hay que identificarse con la necesidad de manejar,  saber gerenciar adecuadamente las emociones, a fin de  que ellas conlleven a propiciar resultados, no solo favorables para el individuo en pro de su comportamiento, conducta, interrelaciones, crecimiento como persona, sino, que favorezca a todos , a los planes objetivos de la empresa en pro de su misión y visión es muy importante de tenerse presente y darle todo el apoyo que permita garantizar que esto sea una realidad, sin duda alguna ayudará mucho a las empresas y a su recurso humano.

*Docente universitario, Postgrado de Faces, Universidad de  Carabobo. Exatec.
Fuente del Artículo: http://www.articuloz.com/negocios-articulos/inteligencia-emocional-y-productividad-5164364.html
Autor: Carlos
Sobre el Autor
Ing. Industrial-administrador, abogado.EGADE (ITESM), UC, Universidad de Chile,  Postgrados maestrías en Administración de empresas mención mercados, recursos humanos; Calidad y Productividad; educación Doctorado en Educación Profesor titular e investigador Area de Postgrado de Faces UC. Coordinador Programa de postgrado gerencia de la calidad y productividad, Faces, UC Consultor -asesor empresarial DEPROIMCA http://www.entorno-empresarial.com EXATEC
 
Blogger Templates